Nuestra tecnología

Células Madre Mesenquimales

Una vez inyectadas en el animal, las células se activan con el ambiente inflamatorio presente en los tejidos dañados. Tras su activación, las células secretan diversas citoquinas que desencadenan una cascada antiinflamatoria que mejora los síntomas clínicos del animal y favorece la regeneración tisular.

¿Qué son las Células Madre Mesenquimales?

 

Las células madre mesenquimales son células multipotenciales con capacidad de diferenciación a diversos tejidos como osteocitos (células óseas) y condrocitos (células de cartílago).

Las células madre mesenquimales están presentes en multitud de tejidos como tejido adiposo, médula ósea, cordón umbilical, etc. Las células mesenquimales son las encargadas de la reparación y regeneración de los tejidos en el cuerpo.

Gracias a la biotecnología, estas células pueden ser aisladas y cultivadas in vitro con el fin de poder usarse en otros pacientes como tratamientos de medicina regenerativa

Ventajas de uso de cordón umbilical 

Las células madre de cordón umbilical presentan importantes ventajas que las hacen la fuente ideal para tratamientos de terapia celular.
Gracias a sus singulares características las células de cordón umbilical permiten obtener un producto de mayor calidad, seguridad y eficacia a un menor coste de fabricación.
Extracción no invasiva
La extracción de MSC de cordón umbilical (tanto de tejido como de sangre) se produce una vez el animal ha nacido sin manipulación o intervención en el proceso natural de parto del animal, siendo una extracción de tejido no invasiva. La extracción de células de un tejido por un proceso no invasivo evita someter al animal a una intervención dolorosa evitando riesgos asociados a la extracción del tejido como efectos de la sedación o cicatrización y estando en línea con máximo el bienestar animal.
Eficiencia en el aislamiento celular

El número de células madre mesenquimales que pueden obtenerse de fuentes invasivas es muy limitado. Solamente entre el 0.001% y el 0.01% de las células mononucleares son consideradas MSC tras la extracción de sangre periférica o médula ósea, mientras que únicamente podemos encontrar 5.000 células por cada gramo de tejido adiposo. Por el contrario el número de células del tejido de cordón umbilical (Gelatina de Wharton) es de 50.000 por centímetro. Además del mayor número de células por gramo de tejido, las MSC de cordón umbilical tienen una mayor capacidad de proliferación comparadas con otras fuentes de tejido (Kalaszcynska et al., 2015).

Estado inmunoprivilegiado

La capacidad de modular la respuesta inmunológica sitúan a las células de cordón umbilical como una excelente fuente de células para su uso alogénico. El mecanismo por el cual las células madre son consideradas inmunoprivilegiadas está en constante estudio, sin embargo la escasa expresión de marcadores de superficie MHC-I y MCH-II las protegen frente al ataque de las Natural Killers (NK). Por otro lado, la positividad de MHC-II en células procedentes de tejidos adultos (médula ósea) es altamente heterogénea pudiendo llegar al 85% de positividad; sin embargo la expresión de MHC-II en células de cordón umbilical equino es claramente negativa (<1%) (Schnabel, 2013)(Schanabel et al., 2014)

Bajas duplicaciones celulares

Gracias a trabajar con un tejido tan rico en MSC como el cordón umbilical equino y de un tamaño tan grande (~1kg), el número de MSC obtenidas de un único cordón umbilical es mucho mayor del obtenido en cualquier otra fuente de tejido. Este gran número de células obtenidas a pase cero (P0) permite la expansión celular de manera más eficiente sin necesidad de aumentar las duplicaciones celulares en exceso. Es bien conocido que a medida que las células se duplican en cultivo pierden capacidad de diferenciación, capacidad inmunomoduladora y terapéutica por lo que no crecer las celulas en exceso tiene un impacto directo en la eficacia del medicamento. (Crisostomo et al., 2006).

Seguridad
Las células madre de cordón umbilical son consideradas más seguras que las células procedentes de otros tejidos por diferentes razones. Por un lado, siendo un tejido recogido en el momento del nacimiento del animal las células donantes no están expuestas al ambiente del donante ni a otros agentes infecciones que puedan afectar al donante, reduciendo significativamente el riesgo de infecciones con virus extraños (Nagamura-Inoue et al., 2014). Por otro lado las células no están expuestas a cambios derivados de la edad del donante o al ambiente, por lo que el riesgo de alteraciones genéticas y cromosómicas es mucho menor que con fuentes de células madre adultas.

Mecanismo de acción de las MSC

El mecanismo de acción (MoA) de las células madre mesenquimales es complejo, multifactorial y no del todo conocido. Inicialmente se pensaba que su eficacia radicaba en su inherente capacidad de diferenciación y adhesión a los tejidos, sin embargo, ahora se sabe que esta capacidad in vivo es limitada.

Hoy en día se ha determinado que el mecanismo de acción de las MSC está basado principalmente en la capacidad paracrina y en la secreción de factores inmunomoduladores que actúan sobre las células y los tejidos, generando un ambiente antiinflamatorio y regenerador.

Una vez inyectadas en el animal, las células se activan con el ambiente inflamatorio presente en los tejidos dañados. Tras su activación, las células secretan diversas citoquinas que desencadenan una cascada antiinflamatoria que mejora los síntomas clínicos del animal y favorece la regeneración tisular.

En EquiCord hemos llevado a cabo estudios in vitro que demuestran la capacidad de inmunomodulación de HorStem. Esta capacidad le aporta un gran efecto antiinflamatorio local, lo que se traduce en una importante reducción de la cojera y el dolor.